Síntesis del discurso del Papa Francisco a la Rota Romana

Síntesis del discurso del Papa Francisco a la Rota Romana

francisco-y-los-matrimoniosComo cada mes de enero, con motivo de la inauguración del Año Judicial, el Papa Francisco ha dirigido un discurso al Tribunal de la Rota Romana en el que suele tratar cuestiones relacionadas con el matrimonio y las causas de nulidad. En esta ocasión, entre otros puntos, se ha referido a relación entre fe y consentimiento matrimonial, recordando que la falta de fe no es elemento que determine de por sí la nulidad del consentimiento. También ha urgido a un nuevo catecumenado que lleve a mejorar la preparación al matrimonio. Recogemos algunas de las frases del pontífice:

– La Rota Romana es el “Tribunal de la familia” y “el Tribunal de la verdad del vínculo sagrado. Y estos dos aspectos son complementarios”.

– La Iglesia “puede mostrar el indefectible amor misericordioso de Dios hacia las familias, especialmente aquellas heridas por el pecado y por las pruebas de la vida, y al mismo tiempo proclamar la irrenunciable verdad del matrimonio según el designio de Dios”.

– “No puede haber confusión entre la familia querida por Dios y cualquier otro tipo de unión”.

– La Iglesia, a través de la Rota, “se propone declarar la verdad sobre el matrimonio en el caso concreto, para el bien de los fieles”.

– La Iglesia “tiene presente, al mismo tiempo, que aquellos que, por elección libre o por circunstancias infelices de la vida, viven en un estado objetivo de error, siguen siendo objeto del amor misericordioso de Cristo y por lo tanto de la Iglesia misma”.

– “Es bueno reafirmar claramente que la calidad de la fe no es una condición esencial del consentimiento matrimonial, el cual, de acuerdo con la doctrina de siempre, puede ser minado solamente a nivel natural (can. 1055 § 1 e 2)”.

– “El ‘habitus fidei’ se infunde en el momento del bautismo y sigue teniendo un misterioso influjo en el alma, incluso cuando la fe no se haya desarrollado y psicológicamente parezca estar ausente. No es raro que los novios, empujados al verdadero matrimonio por el ‘instinctus naturae’, en el momento de la celebración tengan un conocimiento limitado de la plenitud del plan de Dios, y sólo después, en la vida familiar, descubran todo lo que Dios, Creador y Redentor ha establecido para ellos”.

– “Las deficiencias de formación en la fe y también el error relativo a la unidad, la indisolubilidad y la dignidad sacramental del matrimonio vician el consentimiento matrimonial solamente si determinan la voluntad (can. 1099). Precisamente por eso los errores que afectan a la naturaleza sacramental del matrimonio deben sopesarse con mucha atención”.

– “La Iglesia, por tanto, con renovado sentido de la responsabilidad sigue proponiendo el matrimonio, en sus elementos esenciales -prole, bien de los cónyuges, unidad, indisolubilidad, sacramentalidad- no como un ideal para unos pocos, a pesar de los modelos modernos centrados en lo efímero y lo transitorio, sino como una realidad que, en la gracia de Cristo, puede ser vivida por todos los fieles bautizados”.

– “La urgencia pastoral, que atañe a todas las estructuras de la Iglesia, empuja a la convergencia hacia un propósito común encaminado a la preparación adecuada para el matrimonio, en una especie de nuevo catecumenado –subrayo esto, en una especie de nuevo catecumenado–, tan deseado por algunos Padre sinodales”.

Escribir un comentario