Carta Pastoral de nuestro Arzobispo: La vida consagrada, don de Dios a su Iglesia