Oraciones a San José y a la Virgen de Fátima, Junio 2014

Oraciones a San José y a la Virgen de Fátima, Junio 2014

Día

San José

Virgen de Fátima

1 San José: Quiero ser como tú, fiel a María, fiel a Jesús María, eres atención y solicitud por los hermanos. Estás vestida de fortaleza. Muestra siempre que eres Madre. Te necesitamos.
2 San José: Quiero ser paciente y resignado como tú. Enséñanos, María, a decir siempre que sí con todo el alma. Entra en la pequeñez de nuestro corazón y pronúncialo tú misma por nosotros.
3 San José: Enséñanos a ser sufridos, a devolver bien por mal. Muchas gracias por estas lamparitas. Ellas me hablan de vosotros día y noche.
4 San José: Que sepamos ver la mano de Dios en los acontecimientos dolorosos de la vida. Estoy aquí para escucharte, estoy aquí para ayudarte. Confía en mí.
5 San José: Te pido paz para mi alma. No hay camino más seguro ni más rápido que María para unir a los hombres con Jesucristo.

(S. Pío X)

6 San José: Te pedimos por los enfermos. Concédeles salud, paciencia, santidad. Es sin duda alabanza de Cristo cuanto se hace para honrar a su Madre. (S. Jerónimo)
7 San José: Ayúdanos a comulgar con fe y devoción. Yo no bien a Fátima para ser servida, sino para serviros a todos vosotros.
8 San José: Queremos ser devotos fieles de la Eucaristía que se esconde en los sagrarios. ¡Oh rosa sin espinas! ¡ Oh vaso de elección! De ti nació la vida, por ti nos vino Dios.
9 San José: Que el Cuerpo y la Sangre de Jesús nos haga ser fuertes en la vida espiritual. Dime lo que quieres. Habla con confianza. Soy tu Madre. Te amo con todo el amor que Dios me entregó, pues Dios me entregó, pues me hizo para El… y para ti.
10 San José: Quiero ser siempre el consuelo en vuestras penas. Yo soy tu Madre. Demuestra también que tú eres mi hijo.
11  San José: Quiero ser humilde, escondido en Cristo, amigo del silencio. Me hizo el Señor el encargo de ser consuelo de los afligidos.

 

12 San José: Te pido paz para mi alma. Dichosa eres, Virgen María, que llevaste en tu seno al Creador del universo.
13 San José: Quiero ser paciente y resignado como tú. Cantando a la Virgen María murió San Antonio de Padua el 13 de Junio de 1231. Que el Santo nos conceda amar a Nuestra Señora como él la amó siempre.
14 San José: Enséñame a amar al Corazón de Jesús como tú le amaste. El Corazón de mi Hijo es víctima de tantas ofensas de los pecadores. Reparad los pecados del mundo.
15 San José: Protege a la Iglesia con tu eficaz patrocinio. La Madre de Jesús antecede con su luz al pueblo de Dios peregrinante, como signo de esperanza segura y consuelo. (Con. Vaticano II)
16 San José: Te encomiendo mi familia, cuídala. Engendraste al que te creó y permanecerás virgen para siempre.
17 San José: Hazme vivir fiel en medio de tanto paganismo. Aquí estoy para serviros. Todo el verano me tendréis a vuestra disposición.
18 San José: Bendice a nuestras familias. El camino más seguro es la humildad. Prefiere pasar desapercibido.

 

 

19 San José: Quiero ser fiel a la doctrina de Jesús manifestada en la Iglesia. S. Lamberto, mártir de la huerta zaragozana mantuvo su fe aragonesa firme como el Pilar de María. Que al visitar su sepulcro en la Cripta, nos conceda a nosotros ese mismo amor a la Virgen y su firmeza en la fe.
20 San José: Necesito paz interior y serenidad en medio de este mundo agitado. Por la voluntad del Señor, que quiso restablecer nuestra dignidad, Eva engendró a María, como una espina a una rosa.
21 San José: Tu castidad y pureza me animan a ser limpio de corazón. San Luis Gonzaga, para acertar en su vocación, acudió a Nuestra Señora. Ella le iluminó para hacerse jesuita. Pidamos al Patrono de la juventud que la gente joven le imite siempre en su amor a la pureza y a María.
22 San José: quiero servir a los demás como tú cuando eras carpintero de Nazaret. Rezad por la Iglesia: que permanezca unida en la misma fe.
23 San José: Que nuestros hogares sean como el tuyo de Nazaret. ¿Podrá una madre olvidarse de su hijo? ¿Podré yo, que soy Madre universal, dejar de amar a cualquiera de los que Dios me entregó en la Cruz?
24 San José: Danos alegría, concédenos el gozo de vivir con Dios. María visitó la casa de Zacarías e Isabel, preparando el nacimiento de Juan. Acudamos a la Virgen para que haga nacer en nuestros corazones el deseo de ser apóstoles de Jesús, preparando sus caminos en el mundo.
25 San José: Quiero ser dócil a las inspiraciones del Espíritu Santo. Dichosa eres, María, porque de ti vino la salvación del mundo; tú que ahora vives ya en la gloria del Señor, intercede por nosotros ante tu Hijo.

 

26 San José: Quiero santificarme en las tareas de cada día. Ayúdame. Yo dije a Jacinta y Francisco el camino para salvar el mundo: la oración y la penitencia.
27 San José: En mis penas ven a confortarme Tú eres la mujer a quien Dios ha bendecido, y por ti hemos recibido el fruto de la vida.
28 San José: Dichoso tú porque creíste. Aumenta mi fe. Madre: Rosa en que el Señor puso su querer, flor la más hermosa que se vio nacer. Virgen que hace dulce nuestro padecer.
29 San José: Eres Patrón de la Iglesia universal protégela siempre con S. Pedro y S. Pablo. Madre de la Iglesia, te pedimos hoy con S. Pedro y S. Pablo que mantengas en la unidad de la fe a todos los que forman el pueblo de Dios en medio del mundo.
30 San José: Ayúdanos a ser fieles al Papa María al pie de la Cruz la mejor adoradora del Corazón de Jesús. Sagrado Corazón de Jesús en vos confío.

Escribir un comentario