Ha fallecido el P. Ignacio Aguinaga, Vicario Parroquial de Santa Engracia

Ha fallecido el P. Ignacio Aguinaga, Vicario Parroquial de Santa Engracia

Ayer, día 15, de forma repentina falleció el P. Ignacio Aguinaga Ayerdi, L.C. que, desde el pasado 1 de octubre era vicario parroquial de Santa Engracia. Natural de Pitillas (Navarra), era Legionario de Cristo desde 1975. Durante veinte años trabajó pastoralmente en México. Era Licenciado en Bioética por el Ateneo Regina Apostolorum de Roma. Desde 2005 residía en Zaragoza, colaborando primero en la parroquia de San Valero y, desde hacía dos años, en Santa Engracia.

Descanse en Paz.

 

image001

 

11 comentarios

  1. “En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti…” Tantas veces que al finalizar la Misa, hemos rezado esta oración con don Ignacio, me hace pensar que el Señor tenía prisa por tenerlo a su lado. Mi pésame a la familia parroquial de Santa Engracia y el agradecimiento a Dios por la vida de este sacerdote bueno. Lourdes C.

  2. Les escribo desde México, donde el Padre Ignacio dejó una huella imborrable en muchos jóvenes y familias. Añorábamos su regreso.

    Hace menos de un año falleció su madre, y queda ahora sólo un hermano de él, [editado] en memoria de este sacerdote a quien, varias veces en vida, le comuniqué que era imagen del Buen Pastor.

    Descanse en la Casa del Padre,

  3. Hace años nos predicó unos ejercicios espirituales para señores del Regnum Christi en Valencia. Nos ayudó mucho a renovar nuestra fe y a retomar nuestra vida espiritual. Descanse en paz.

  4. Desde el norte de México, hasta donde llegó su celo apostólico, mis condolencias a su familia

  5. No tuve la ocasión de tratarle mucho, pero la forma en cómo celebraba la Eucaristía, su calma para hacerlo, su devoción, su forma de adorar el Santísimo Sacramento, su “alma de Cristo, santifícame …”, su canto a la Virgen al final de la misa cada día … sus horas de confesionario … me hizo tener una conexión especial.
    He sentido muchísimo su muerte y, aunque por la fé sabemos que está con Dios y que ya descansa en su paz, y tenemos un intercesor en el cielo, no podemos evitar sentir su pérdida y sentirnos un poco huérfanos. Le echaremos muchísimo de menos.
    La conexión que se crea entre los sacerdotes y nosotros es mucho mayor de lo que ellos piensan. Que Dios nos envíe uno en sustitución de este buen cura que se nos ha ido.
    Que nos ayude desde el cielo.

  6. Lo recuerdo con cariño, fue un buen hermano y compañero en nuestra comunidad en el D.F.
    Lo encomiendo en mi Santa Misa.

  7. fue un verdadero testigo de Cristo , más que predicador
    Con su vida, tuve el privilegio de ser de sus pupilos y amigo desde Monterrey
    Y puedo testificar que influyo con su entrega Cristiana a miles de jóvenes y adultos
    De parte de mi familia y un servidor, estoy seguro que hoy intercede por nosotros ante Dios

  8. Un gran sacerdote intercede por nosotros hoy en el cielo
    Junto con el hoy san Juan Pablo II quien lo ordeno sacerdote

  9. Estimado P.Ignacio. Le echamos de menos. Su buen y gran hacer por todos. La celebración de la Eucaristía, junto a su oración Alma de Cristo santifícame… El canto final a la Virgen del Pilar. Sus clases “Siguiendo al Papa”
    Fue un compartir junto a un hombre bueno.

    Rezamos por usted, en la seguridad que Dios lo tiene a su lado, y que desde ese momento intercede por todos nosotros.

  10. Desde Monterrey, Mexico, recordamos al P. Aguinaga, como un excelente orientador y entrañable amigo. Dios lo tenga en su Gloria. D.E.P.

  11. Estudiamos ambos en el Salvador de Valladolid, jugamos ambos en el mismo equipo de rugby,los dos en la delantera; yo era mayor que él y él se fijó en mi forma de jugar.No pude estar en los actos del cincuentenario del club e Ignacio si que estuvo; cuando lo destinaron a Zaragoza me llamó por teléfono,me traía unos regalos conmemorativos del cincuentenario y un CD con un mensaje de nuestro entrenador y profesor el padre George Bernes.Nos entrevistamos en persona dos veces, por teléfono otras dos, quedamos en dar un paseo por el Moncayo,montaña muy apreciada tambien por los navarros,quedamos en viajar a Francia, con su hermano “Piti”,para visitar al P.Bernes,ya muy mayor.Nada de eso se pudo hacer, no tuvo tiempo. Destilaba amistad, bondad, paz…Muchos lamentamos su marcha.
    Un abrazo para su hermano,tambien jugador de rugby(un gran medio melée) de mi parte y de la de mi hermano Manolo que él seguro que tambien conoce.

Escribir un comentario