Oraciones a la Virgen y San José, Marzo de 2014

Oraciones a la Virgen y San José, Marzo de 2014

Día

San José

Virgen de Fátima

1 San José: al comenzar Marzo, mes dedicado a ti, te pedimos tu protección. En el Calvario te acepté como hijo. Me fuiste entregado por boca de Jesús, antes de morir en la Cruz. Sigo siendo tu Madre.
2 San José: santifica nuestras familias para que copien las virtudes de Nazaret. Mi corazón es grande para cobijarte. No tengas miedo. Llámame siempre.
3 San José: queremos caminar con paso seguro a la Pascua. Ayúdanos. En las tentaciones, búscame. Te ayudaré siempre.
4 San José: te encomendamos al Papa para que le ayudes en su difícil misión. Escucha la Palabra de Dios. Di conmigo: “Hágase”.
5 San José: Protege al Seminario y danos abundantes y santas vocaciones. Mi oficio es buscar a los que andan perdidos. Encomiéndalos cada día.
6 San José: te pedimos por los pecadores. Ayúdales en la Cuaresma a llegar a la Pascua con  paz. Día y noche velo por ti, que eres encargo del amor de Jesús.
7 San José: Quiero, como tú, esperar en la oscuridad, firme en la fe. Muchas gracias por las lamparitas. Me acompañan día y noche. Hablan de ti con su luz.
8 San José: que tu ejemplo me acompañe en todo momento. Hoy es una jornada de oración por los enfermos, en la fiesta  de San Juan de Dios. Recemos por ellos a la que es “Salud de los enfermos.”  Ave María.
9 San José: esperanza de los enfermos ayúdales. Ven todos los días. Tengo deseo de verte Soy tu Madre.
10 San José: queremos caminar con paso seguro a la Pascua. Ayúdanos. Aquí está la Reina de la Paz. Espera nuestra oración. Quiere pedir con nosotros el don de la paz. Ave María.
11 San José: ayúdame a vivir la Cuaresma con interés, necesito una renovación. Sigue adelante el camino cuaresmal. Al pie de la Cruz estarás conmigo.
12 San José: Protégenos con tu perpetuo patrocinio. Acudid a José mi esposo. Ha sido constituido jefe de la familia santa, que es la Iglesia
13 San José: te pedimos por los pecadores. Ayúdales en la Cuaresma a llegar a la Pascua con  paz. Mi oficio es buscar a los que andan perdidos. Encomiéndalos cada día.
14 San José: enséñanos a adorar a Jesús oculto en la Eucaristía. En el Calvario te acepté como hijo. Me fuiste entregado por boca de Jesús, antes de morir en la Cruz. Sigo siendo tu Madre.
15 San José: que mi familia sea fiel reflejo de la tuya en Nazaret. Hoy comienza el Septenario de la Virgen de los Dolores. Por la profecía de Simeón, que te hizo comprender que tu vida sería un mar inmenso de pena: a ti clamamos los desterrados hijos de Eva.
16 San José: Danos alegría, paz y gozo en el fondo del alma. 2º Día del Septenario. Por aquella huida precipitada a Egipto, con José, salvando al Niño de la matanza de Herodes: ayúdanos a huir de las ocasiones de pecado.
17 San José: tú eres nuestro Padre y  Señor. Protégenos, guíanos. 3º Día del Septenario. Por las lágrimas que derramaste en la búsqueda angustiada de tu Hijo perdido: a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
18 San José: queremos celebrar tu fiesta confiando en tu poderoso patrocinio. 4º Día del Septenario. Por el dolor infinito del encuentro con tu Hijo en la calle de la amargura, sin que pudieras ayudarle: ten compasión de nosotros, pecadores.
19 Muchas felicidades San José. Tu fiesta es nuestra fiesta. Tú eres nuestro Padre y Señor. 5º Día del Septenario. Por tu desconsuelo cuando viste que Jesús era un cadáver en el leño de la cruz: que su muerte sea para nosotros resurrección y vida nueva.
20 San José: que no defraudemos los planes de Dios sobre nuestras vidas. 6º Día del Septenario. Por la visión del costado abierto de Jesús, por el cuerpo destrozado que reposa en sus brazos piadosos: acógenos, Señora, en tu regazo de Madre.
21 San José: ayúdame a vivir la Cuaresma con interés, necesito una renovación. 7º Día del Septenario. Por tu soledad sin compañía, por tus horas junto al sepulcro de Jesús: Madre, guárdanos con piedad y haz que resucitemos a una vida nueva.
22 San José: enséñanos a amar la cruz de Jesús. Ven con nosotros, Madre, para caminar tras la cruz en la Vía Crucis de la Familia Parroquial. Tú nos congregas. Ven con nosotros junto al Señor que marcha a la muerte.
23 San José: ayúdame a vivir la Cuaresma con interés, necesito una renovación. Acudid mañana a la procesión de ramos. Que no falte vuestro “hosanna” al que entra en Jerusalén, manso, humilde y obediente hasta la muerte, para consumar la Redención.
24 San José: ayúdanos a proclamar a Jesús como Rey de Israel. Comienzan los días santos. Vividlos conmigo, como cuando yo los seguí, paso a paso en Jerusalén. Vamos a ir detrás de Jesús, vamos a celebrar la Pascua.
25 San José: contamos contigo para participar mejor en la Semana Santa. Por el anuncio del ángel fuiste constituida Madre nuestra. Queremos ser tus hijos.
26 Estas lamparitas te hablan por nosotros, bendito San José. Hoy es la fiesta de San Braulio, obispo de Zaragoza, devotísimo de nuestros Mártires. Vivió aquí, en Santa Engracia. Su cuerpo reposa en el altar mayor del Pilar. Que él nos enseñe a honrar a los Mártires y  a amar a la Virgen.
27 San José: ayúdame a vivir la Cuaresma con interés, necesito una renovación. Salud de los enfermos: te rogamos por todos aquellos que hoy serán ungidos con el óleo de enfermos. Fortaléceles con tu amor. Dales amor a la voluntad divina.
28 San José: santifica nuestras familias para que copien las virtudes de Nazaret. Contigo, Madre, queremos estar el Cenáculo de la Eucarística. El Cuerpo de Jesús, que se entregará, su Sangre, que se derramará, son tomados de ti, Madre del Redentor.
29 San José: si no hubieras muerto, tú serías el mejor Cirineo de Jesús al subir al Calvario. Ven con nosotros, Madre, para caminar tras la cruz en la Vía Crucis de la Familia Parroquial. Tú nos congregas. Ven con nosotros junto al Señor que marcha a la muerte.
30 San José: santifica nuestras familias para que copien las virtudes de Nazaret. Acompañamos tu soledad junto al sepulcro. Madre de la Esperanza, infunde en nosotros la virtud del silencio, del amor humilde, de la confianza en la adversidad.
31 San José: Tu alegría debió ser infinita al encontrarte con el Salvador del mundo. Reina del cielo, alégrate, aleluya, porque el Señor, a quien has merecido llevar, aleluya, ha resucitado, según su palabra, aleluya, Ruega al Señor por nosotros, aleluya.

Escribir un comentario