Oraciones a la Virgen y San José, Enero de 2014

Oraciones a la Virgen y San José, Enero de 2014

Día

San José

Virgen de Fátima

1

San José: tú pusiste al Niño por nombre Jesús. Haz que ese nombre esté siempre en nuestros labios con amor. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores. Danos a Jesús, que Él es nuestra paz.

2

San José: varón silencioso ruega por nosotros. Vine a Zaragoza y soy el pilar de la fe. Arrímate a mí.

3

San José: escondido y sencillo, ruega por nosotros. Soy tu Madre. Tú eres mi hijo. Doy mi vida por ti.

4

San José: sombra del mismo Dios, ruega por nosotros. En el templo entra María, más que nunca pura y blanca luces de mármol arranca, reflejos al oro envía.

5

San José: nuestro padre y protector, ruega por nosotros. Confía en mi corazón. Te amo como una madre ama a su hijo.

6

San José: que recibiste a los Reyes Magos, recíbenos a nosotros en el cielo. A pesar de los pecados, mi amor quiere salvar al mundo.

7

San José: patrón de las familias, cuida de nuestros hogares. Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora: ruega por nosotros.

8

San José: espejo de justicia, ruega por nosotros. Dios me ha puesto como estrella `para tu camino. Déjate conducir por mí.

9

San José: Patrón de la Iglesia universal, ruega por nosotros. Estas lamparitas me hablan de ti noche y día. Te las agradezco mucho.

10

Con San José aprenderemos a santificarnos en el trabajo de cada día. Soy la puerta del cielo. Por mí entrarás a la gloria de mi Hijo.

11

San José: maestro de la vida interior: enséñanos a tratar a Jesús con amor. Confía en mí. Estoy para servirte. Mi tarea es amarte.

12

San José: enseñó a trabajar a Jesús. Que él nos enseñe a trabajar por amor a Jesús. Abandónate en mi amor. No temas. Estoy siempre contigo.

13

Los primeros devotos de San José fueron María y Jesús. Debemos imitarles. Recibí el encargo de ser tu MADRE. Desde la cruz mi hijo me lo encomendó.

14

La vida de San José estuvo llena de gozo y de dolor. Contemos con él en nuestras penas y en nuestras alegrías. Confía. Ten esperanza. Pide la fe y reza. Yo te ayudo siempre.

15

Haced, oh José que llevemos una vida santa. Protégenos con vuestro patrocinio. Yo soy tu Madre. Vive tú como hijo mío.

16

“Tomé por abogado y señor al glorioso San José. Me encomendé mucho a él. No me acuerdo de haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer” (Sta. Teresa) Por mí llega la salud a los enfermos, el consuelo a los tristes, el perdón a los pecadores.

17

Una lamparita para San José le habla día y noche por ti. Te agradezco que vengas a visitarme. La Madre se alegra siempre de estar con sus hijos.

18

San José: cuida a mi familia como cuidaste la que Dios te confió en Nazaret. Dios me encomendó la misión de madre de familia en el hogar de Jesús y de José. También en el tuyo.

19

San José: que sepa trabajar con el mismo amor que tuviste en tu oficio. Quiero que mis hijos vivan unidos. No fomentéis la división.

20

San José: que todos los cristianos lleguemos a ser una verdadera familia. María te enseña la ciencia más alta: la oración.  Como en Lourdes, como en Fátima.

21

San José: amigo de los ángeles: inspíranos lo que debemos hacer en los peligros. ¿Qué mayor tristeza para una Madre contemplar a sus hijos separados? Reza por la unidad.

22

San José: siempre escuchas a tus devotos Cuéntame entre ellos. Si estás conmigo nada te podrá faltar.

23

San José: patrón de los seminarios: danos sacerdotes santos. Te agradezco estás lamparitas que me acompañan día y noche. Así velo siempre por ti.

24

San José: varón silencioso: haz que sepa callar, sufrir, amar. Mírame Señora, no me desampares.

25

San José: te encomendamos aquello que necesitamos y no sabemos. Mi esperanza está en ti, hora tras hora.

26

San José: vivo tranquilo si tú me amparas. Aumenta nuestra fe. Consolida nuestra esperanza. Aviva nuestra caridad.

27

San José: cuídame como al Niño que llevas en tus brazos. Salud de los enfermos, consuelo de los tristes, Madre de los pecadores: ruega por nosotros.

28

San José: luz de los patriarcas: ruega por nosotros. Haz que de palabra y de obra vivamos como verdaderos hijos tuyos.

29

San José: modelo de obreros: ruega por nosotros. Con San Valero, obispo de Zaragoza, pongamos nuestra vida zaragozana en manos de María. Zaragoza en la ciudad mariana por excelencia, dijo Juan Pablo II.

30

San José, tu vida me enseña a sufrir, gozar, callar, amar. Ten confianza. Rezo por ti día y noche, porque eres parte de mi corazón de madre.

31

San José: enséñame a rezar. Eres maestro en el traro amoroso con Jesús. San Juan Bosco me llamaba Auxiliadora. Confía en mi auxilio siempre.

Escribir un comentario