Oraciones diarias a San José y a la Virgen de Fátima (Octubre)

Oraciones diarias a San José y a la Virgen de Fátima (Octubre)

DÍA San José Virgen de Fátima.
1 San José: escúchanos con tu bondad y ayúdanos con tu patrocinio. Hoy comienza el mes del rosario. También octubre misionero, preparación al DOMUND. Con Sta. Teresita, en su fiesta, recemos el Rosario a María y seamos muy misioneros.
2 San José: ayúdanos a trabajar sin desaliento. Salve, incienso de grata plegaria, Salve ofrenda que el mundo  concilia. Salve, clemencia de Dios para el hombre; Salve, del hombre con Dios confianza.
3 San José: ayúdanos a trabajar sin desaliento. ¡Oh cuánto amo a la Virgen María! Si yo fuera reina del cielo y vos Teresita, yo quisiera ser Teresita, para poder veros Reina del cielo. ( Sta. Teresita.)
4 San José: queremos ser santos en nuestro propio oficio. María, la Madre de Jesús, ha convertido al Señor de la majestad en hermano nuestro. ¡Dios os salve, casa de Dios! ¡Dios os salve, esclava de Dios! ¡Dios os salve, Madre de Dios!
5 San José: ayúdanos a soportar con gozo las dificultades de la vida. En las témporas de acción de gracias, por medio de María, agradezcamos a Dios sus beneficios, pidamos perdón de nuestras culpas y solicitemos nuevos favores.
6 San José: infunde caridad en la Iglesia. Honremos a María con nuestro silencio de amor, de adoración al Señor, de vida escondida como lo hizo San Bruno, y los cartujos siguen viviendo.
7 San José: ayúdanos a trabajar sin desaliento. Oración de amores, cadena de flores con que el mundo ciñes a tu Corazón, salterio de rosas que un ángel cantara eso es tu Rosario: perfume y amor.
8 San José: enséñanos a amar la Cruz de Jesús. Quiero, Madre en tus brazos queridos como niño pequeño dormir, escuchar los ardientes latidos de tu pecho de Madre nacidos, que late por mí.
9 San José: que no defraudemos los planes de Dios sobre nuestras vidas. El Rosario es guirnalda de rosas, himno de alabanzas, plegaria doméstica, norma de vida cristiana, garantía cierta del poder divino, apoyo y defensa de nuestra esperada salvación.
10 San José: te encomendamos los enfermos de nuestra Parroquia y de nuestras familias. Dios te salve María: templo y sagrario de la Santísima Trinidad.
11 San José: danos fe para seguir a Jesús. Tú, la alegría y el honor del pueblo, eres dulzura y esperanza nuestra: desde tu trono, el Pilar nos guardas, Madre de España.
12 San José: tu fidelidad nos ayude a ser fieles al Señor. Pues sois, Celestial Princesa, la Columna de Aragón, mantened la devoción de nuestra fe aragonesa.
13 San José: danos alegría, paz, gozo, en el fondo del alma. El Rosario a la Santísima Virgen debe ser considerado como una de las más excelentes y eficaces oraciones comunes que la familia cristiana está invitada a rezar.
14 San José: condúcenos a comulgar el Cuerpo de Jesús con corazón puro. Éstas lamparitas que arden ante la Virgen de Fátima son un signo de amor, una plegaria de acción de gracias, un regalo de los hijos que aman a la Madre.
15 San José: danos paz, serenidad y confianza. Cuando yo comencé a entender lo que había perdido, al morir mi madre, afligida me fui a una imagen de Ntra. Sra. y le supliqué  fuese mi Madre, con muchas lágrimas. Paréceme que me ha valido, porque he hallado a esta Virgen soberana en cuanto me he encomendado a ella.
16 San José: ayúdanos a seguir los pasos de la Cruz como amigos del Señor. Hoy fue elegido Papa Juan Pablo II. Rezad por él. Ave María.
17 San José: intercede para que abunde la justicia y la paz en toda la tierra. En la Virgen María se refugian los fieles que están rodeados de angustias  y peligros, invocándola como madre de misericordia y dispensadora de la gracia.
18 San José: escúchanos con tu bondad y ayúdanos con tu patrocinio. Jesús bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su Madre conservaba todo esto en su corazón.
19 San José: queremos vivir alegres la Pascua de la Resurrección de Jesús. Nadie me arrancará la imagen de María que tengo grabada en mi corazón.
20 San José: haz que mi alma tenga siempre hambre de Dios. Si vos me sostenéis, no caeré; si Vos me protegéis, no temeré; si os sigo, no me cansaré.
21 San José: premia nuestros esfuerzos con el gozo de la Pascua. Virgen Santísima: intercede para que el Señor otorgue a la Iglesia abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos.
22 San José: ayúdanos en nuestros trabajos. Queremos ser totalmente tuyos y recorres contigo el camino de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano.
23 San José: te pido paz para mi alma. El día 25 es  el aniversario de la llegada a nosotros de ésta bendita imagen de Ntra. Sra. de Fátima. Vino de Portugal. Tiene aquí su trono de amor maternal. ¿Qué haréis para celebrar este aniversario?
24 San José: protege a la Iglesia ya que eres su Patrón universal. Mañana es el aniversario de mi llegada a esta Parroquia. Estoy a vuestro servicio. Os amo con Corazón de Madre. Agradezco que me visitéis todos los días. Os digo como mi hijo: “pedid y recibiréis”
25 San José: te encomendamos los matrimonios desunidos. Madre hoy llegaste hasta nosotros. Te damos gracias porque nos amas, nos iluminas, nos prestas tu auxilio. Prometemos visitarte cada día, si es posible. Sigue mirándonos con ojos de Misericordia.
26 San José: ayúdanos a seguir los pasos de la Cruz como amigos del Señor. Santa María: eres casa de oro, palacio real, ciudad santa, templo del Espíritu Santo. Ayúdanos a celebrar   el aniversario de la Dedicación de nuestra Iglesia Parroquial con fervor y fruto espiritual.
27 San José: escúchanos con tu bondad y ayúdanos con tu patrocinio. Hoy es el aniversario de la dedicación de esta iglesia, que se llamó durante siglos, Santa María de las Santas Masas. Que Ella, templo del Altísimo, presida la jornada que celebramos. Ave María.
28 San José: queremos vivir alegres la Pascua de la Resurrección de Jesús. ¿De dónde tienes manto para cubrirnos a todos? ¿De dónde a- las para abrigar a tantos polluelos? Más ancha es que la tierra tu misericordia. Caben en ella justos y pecadores.
29 San José: protege a la Iglesia ya que eres su Patrón universal. Agradezco vuestras lamparitas. Me acompañan día y noche. Con su luz me recuerdan vuestras peticiones y acciones de gracias. Todo lo que hacéis por mí, lo guardo en mi corazón.
30 San José: danos la sabiduría del silencio. Todo lo que el Hijo pide al Padre, selo concede. Todo lo que la Madre pide al Hijo, también se lo concede.
31 San José: haz que mi alma tenga siempre hambre de Dios. Quisiera tener todas las vidas de los santos y santas del cielo, para amar a la Virgen con aquel amor con que le amaron.

 

Escribir un comentario