Oraciones diarias a San José y a la Virgen de Fátima (Septiembre)

Oraciones diarias a San José y a la Virgen de Fátima (Septiembre)

Mes

San José

Virgen de Fátima

1

San José: infunde caridad en la Iglesia. Aquí estoy, esperando siempre tu visita. Día y noche velo por ti. No tengas miedo. Soy tu amparo. Estoy siempre a tu servicio. Confía en mi  Corazón.

2

San José: danos paz, serenidad, y confianza. Estas lamparitas que arden ante mí, día y noche, me hablan de tus problemas. También sirven para dar gracias al Padre, que derrama tantos bienes sobre tu vida.

3

San José: ayúdanos a trabajar sin desaliento. María es el camino más seguro, el más fácil, el más corto y el más perfecto para ir a Jesucristo.

4

San José: danos fe para seguir a Jesús. Una tierna devoción a la Virgen es una de las gracias que Dios suele conceder a aquellos que Él quiere colmar de sus favores.

5

San José: tu fidelidad nos ayude a ser fieles al Señor. La Santísima Virgen es el bálsamo para todo dolor.

6

San José: intercede para que abunde la justicia y la paz en toda la tierra. Virgen María, madre, dormir quiero en tus brazos hasta que en Dios despierte.

7

San José: te pido paz para mi alma. Mañana es mi cumpleaños. Nací para Dios y para ti. Mi destino es servirte siempre. Soy tu Madre.

8

San José: te encomendamos las familias que sufren. Hoy nace una clara estrella, tan divina y celestial, que, con ser estrella, es tal, que el mismo Sol nace de ella.

9

San José: protege a la Iglesia ya que eres su Patrón universal. Tu nacimiento, Virgen Madre de Dios, anunció la alegría a todo el mundo.

10

San José: danos paz, serenidad, y confianza. Nació Santa María Virgen, en cuya belleza y humildad Dios se ha complacido. Acudamos a Ella con confianza.

11

He establecido aquí mi audiencia de cada día, a todas las horas. No me canso  de escucharos. Todo lo que me decís, lo guardo en mi corazón. Jesús, que, colgado en la cruz diste a María a Juan como Madre: haz que nosotros vivamos también como hijos suyos.

12

San José: te encomendamos los enfermos de nuestra Parroquia y de nuestras familias. María cuyo nombre como conjuro santo ahuyenta con espanto la saña de Luzbel, escríbeme en el pecho tu nombre omnipotente, porque jamás intente aposentarse en él.

13

San José: escúchanos con tu bondad y ayúdanos con tu patrocinio. Allí donde se apaga la tradicional piedad mariana del pueblo, el vacío se llena con ideologías políticas. Es un fenómeno que se reproduce un poco en todas partes, y que viene a confirmar la importancia de ésta piedad. (Cardenal Ratzinger)

14

San José: te encomendamos los matrimonios desunidos. La Madre Piadosa estaba junto a la cruz y lloraba mientras el Hijo pendía; cuya alma, triste y llorosa traspasada y dolorosa, fiero cuchillo tenía.

15

San José: danos sabiduría en el silencio. Señora, Santa María, déjame llorar contigo, pues muere Dios y mi amigo, y muerta está mi alegría. Y, pues os dejan sin Hijo, dejadme ser hijo vuestro. ¡Tendréis mucho más que amar aunque os amen mucho menos!

16

San José: ayúdanos en nuestros trabajos. He establecido aquí mi audiencia de cada día, a todas las horas. No me canso  de escucharos. Todo lo que me decís, lo guardo en mi corazón.

17

He establecido aquí mi audiencia de cada día, a todas las horas. No me canso  de escucharos. Todo lo que me decís, lo guardo en mi corazón. La Santísima Virgen es el bálsamo para todo dolor.

18

San José: ayúdanos en nuestros trabajos. He establecido aquí mi audiencia de cada día, a todas las horas. No me canso  de escucharos. Todo lo que me decís, lo guardo en mi corazón.

19

San José: escúchanos con tu bondad y ayúdanos con tu patrocinio La misión fundamental de la doncella de Nazaret fue la de ser el medio de unión del Salvador con el género humano.

20

San José: queremos ser santos en nuestro propio oficio.  Como decían los pastorcitos, el Rosario es y será siempre una oración de agradecimiento, de amor y de súplica confiada: ¡la oración de la Madre Iglesia!

21

San José: enséñanos a amar la cruz de Jesús. Zagala divina, bella labradora, boca de rubíes, ojos de paloma, Santísima Virgen, soberana Aurora, arco de los cielos y del sol corona.

22

San José: haz que mi alma tenga siempre hambre de Dios. Quiero que vengáis aquí. Rezad conmigo al Padre por la salvación del mundo, por la conversión de los pecadores.

23

San José: queremos vivir alegres la Pascua de Resurrección de Jesús. María: tú has dicho bajo la inspiración del Espíritu Santo, que las generaciones te llamaría Bienaventurada. Nosotros recogemos el canto de las generaciones pasadas, a fin de que no se interrumpa.

24

San José: premia nuestros esfuerzos con el gozo de la Pascua. Oremos hoy por los presos, los encarcelados, los perseguidos a causa de la fe. Es la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, redentora de cautivos.

25

San José: concédenos abundantes y santas vocaciones sacerdotales. Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre.

26

San José: enséñanos a trabajar, a sufrir, a callar. Amad a María. No dejéis de sacar de este amor la fuerza para vuestros corazones. Que ella sea para nosotros, y mediante vosotros, la Madre de todos que tienen tanta sed de maternidad.

27

San José: que no defraudemos los planes de Dios sobre nuestras vidas. En la fiesta de San Vicente de Paúl, acudamos a la Virgen María, para que sepamos entregarnos como el Santo al servicio de “nuestros señores los pobres”

28

San José: escúchanos con tu bondad y ayúdanos con tu patrocinio Hoy es el aniversario de la muerte del Papa Juan Pablo I. oremos por eternos descanso.

29

San José: danos sabiduría para conocer el bien y el mal. Salve, Reina de los cielos y Señora de los ángeles; salve, raíz; salve, puerta que dio paso a nuestra luz.

30

San José: ayúdanos a soportar con gozo las dificultades de la vida. Desde mañana rezad el Rosario por la salud del Papa y por las Misiones.

Escribir un comentario