Los Hermanos de las Escuelas Cristianas y Santa Engracia

Los Hermanos de las Escuelas Cristianas y Santa Engracia

sanjuan1El pasado 15 de mayo los Hermanos de las Escuelas Cristianas celebraron la fiesta de su fundador, san Juan Bautista de Lasalle, cuya memoria libre se celebra en la Iglesia universal el 7 de abril. Estos Hermanos en el distrito parroquial atendieron las Escuelas de la Sagrada Familia y, más tarde, fundaron el colegio de La Salle Gran Vía.

La Asociación de la Sagrada Familia, establecida en nuestra parroquia en 1908, fundó las Escuelas Católicas de Torrero, bajo el patronato de la Sagrada Familia, con la cooperación de la Junta del Canal Imperial de Aragón y, posteriormente, de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. El Patronato lo presidía el que, desde 1906, era  el párroco de Santa Engracia, don Basilio Lapena Lon (fallecido el 29 de octubre de 1936: cf. su necrológica en el Boletín Eclesiástico del Obispado de Huesca de este año, p. 216). Contó con la ayuda de don Celestino Valero Oliván y doña Saturia Chóliz Sánchez, feligreses de esta parroquia, -que más tarde fundaron el colegio de Escolapias de Santa Engracia, abierto en 1926 (cf. Basílica Parroquia de Santa Engracia, n. 1554, de 1 de marzo de 2009). Los Hermanos se hicieron cargo del colegio en el curso 1924-1925. En los años 20 recibían enseñanza 360 alumnos y 50 adultos, además de 150 chicas los domingos en el Oratorio Festivo. Los religiosos formaron una comunidad independiente de la de Montemolín en 1930. El colegio fue clausurado en 1974. Su recuerdo queda vivo en la Asociación de Exalumnos.

Por otra parte, el obispo de Huesca dio su permiso en 1941 para que se abriese otro Colegio (La Salle Gran Vía), que comenzó su andadura en 1943 en los terrenos del que había sido Cuartel de Transmisiones del Ejército. Montemolín le transfirió el Bachillerato Superior en 1947 y obtuvo su autonomía de aquel colegio en 1951. En 1954 en una parte del colegio se inauguró la Residencia Universitaria, germen del Colegio Mayor Universitario La Salle. En 1964 pasó a depender de la nueva parroquia de San Juan de la Cruz.

La mayor parte de estos datos han sido extraídos del libro La Salle en Zaragoza hasta 1972, del Hno. Jaime Álvarez (Zaragoza 2009)

Juan Ramón Royo
Vicario Parroquial

Este artículo reproduce casi fielmente el artículo de igual título publicado en la hoja parroquial n. 1563, del 10 de mayo de 2009)

 

1 comentario

  1. JULIO LAJO FERNÁNDEZ.
    DISCIPULO DE SAN HOMOBONO.
    COLEGIO LA SALLE TORRERO.

    Tener en estos tiempos un amigo es algo inusual. En la época del compadreo. Del amiguete. Del progre sin escrúpulo. Del intercambio nada cultural. Tener un amigo y perderlo es muy triste.

    La verdadera amistad es una cualidad muy poco cultivada. Dejaron el Siglo XX quienes echando a andar en aquel ya casi préstamo olvidado; habían iniciado salida. En su primer tercio creció; un ramillete de flores. Eran niños de una época agradecida. Respetuosa. Donde el obligado compartir llevaba hasta siempre. Bajo un mismo compromiso. Un Colegio. Un Ideario.

    Los más favorecidos por la vida han llegado a conocer el cambio de siglo y ¡siempre! uniendo esfuerzo para ser parte de su Colegio La Salle de Torrero.

    Los más agradecidos siempre… Siempre tuvieron a bien decir ser Alumnos del Colegio La Salle de Torrero. Ubicado en barrio de obreros. Lindes. San José y Torrero.

    Cierto que el cesto estuvo más bien escaso de fruto. Pero aquellos que sentían lazo de amistad, los que vivían el compromiso de lealtad acabado el Colegio dieron continuidad en la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio la Salle de Torrero.

    Julio Lajo Fernández ha fallecido el pasado 23 de enero 2014. Tenía 88 años y un afán increíble por llenar su vida de hechos. Navidad 2013.

    La primera felicitación recibida siempre la de Julio. Este año el buzón; quedó huérfano. No así mi árbol de felicitaciones donde se encontraba su última carta.

    Julio. Discípulo de San Homobono.

    Dos las razones. Su Hermandad: la de San Homobono. La de los Sastres. Oficio que practicó a lo largo de su vida. Representantes de la Hermandad estuvieron en el sepelio.

    La principal. Ser un HOMBRE BUENO.

    Pocos pasarán a ser llamados generosos. Él lo era. A pesar de su enfermedad visitaba a los enfermos. A la muerte de Modesto Amigó uno de sus allegados amigos continúo la amistad y afecto con la siguiente generación. Y se alegraba a sabiendas; de que la dedicación del Padre era renovada en su hija. Haciéndolo llegar a otros compañeros como si se tratase; un poco de su familia.

    Julio Lajo Fernández entendió y quiso cuando la Asociación de Ex- Alumnos La Salle se disolvió; (no hubo generación que tomase relevo) que aquello que fuera pertenencia en fotografías se depositara en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza para que un día sea lo lejano que sea pueda ser consultado. Su mala salud no le impidió personarse en dicho Archivo y hacer la entrega.

    Julio Lajo Fernández se ausentó.

    No su bondad y su trabajo.

    Carmen Amigó y Pérez-Mongay

Escribir un comentario