Oraciones a San José y a la Virgen de Fátima del mes de Febrero

Oraciones a San José y a la Virgen de Fátima del mes de Febrero

DSC_0716DSC_0725

Día

San José

Virgen de Fátima

1 San José: Despierta en mi alma el deseo de servir con amor. Mañana presentaré a Jesús en el Templo. Y con El, también a ti.
2 San José: que no defraude las ilusiones que Dios tiene puestas en mi. La presentación del Señor es memoria conjunta del Hijo y de la Madre: misterio de salvación realizado por Cristo, al que la Virgen está unida como Madre.
3 San José: ayúdame  a ser fiel servidor de los que me rodean. Te conozco mejor que nadie. Confía en mi amor.
4 Hoy comienzan los siete domingos de San José. Visitad al Santo Patriarca con fe. Madre del Redentor virgen fecunda, puerta del cielo siempre abierta.
5 San José: que mi familia sea fiel reflejo de la tuya en Nazaret. Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos.
6 San José: con tu poder y auxilio socorre nuestras necesidades. No deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades.
7 San José: concédeme la discreción, el silencio y la caridad. Bajo tu protección nos acogemos, Santa Madre de Dios.
8 San José: asístenos desde el cielo, fortísimo libertador nuestro. Líbranos siempre de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita.
9 San José: defiende a la Iglesia de las insidias del enemigo. Estrella del mar: ven a librar al pueblo que tropieza y quiere levantarse.
10 San José: protégenos con patrocinio perpetuo. Recibe el saludo del ángel Gabriel y ten piedad de nosotros, pecadores.
11  San José: que a ejemplo tuyo, podamos santamente vivir. El 11 de febrero de 1858, la Virgen Inmaculada se apareció a Bernardita Soubirous. Desde entonces Lourdes es la ciudad del dolor santificado. Oremos por los enfermos y no olvidemos pedir por la paz del mundo.
12 San José: que, sostenidos por tu auxilio, podamos santamente morir. Aurora luminosa de salvación, de ti, Virgen María, ha nacido el sol de justicia, que nos ha visitado de lo alto.
13 San José: Sé nuestro intercesor en el cielo, ya que eres nuestro protector en la tierra. Te encomendamos Madre, todos los problemas de este mundo, todas sus inquietudes.
14 San José: Tú has sido el árbol bendito por Dios, no para dar fruto sino para dar sombra. Danos la gracia de ser humanos sin olvidarnos del cielo.
15 San José: tu vida, tejida de trabajo y silencio, me enseña a trabajar y a callar. Por ti vino la salvación al mundo. Todo lo esperamos de tu amor maternal.
16 San José: tu vida me enseña a esperar en la oscuridad, con la firmeza de la fe. Las lamparitas me acompañan día y noche. Hablan por ti.

Muchas gracias.

17 San José: que tu ejemplo me acompañe en todo momento. Después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.
18 San José: que sepa florecer donde Dios me ha plantado. Os entrego mi arma predilecta: el Rosario. Con el venceréis siempre.

 

 

19 San José: concédeme una muerte santa, como la tuya. En brazos de Jesús y María. Rezad por los pecadores. No perdáis nunca la esperanza. Confiad en mí.
20 San José: que sepamos trabajar como tú lo hiciste con amor. Este es el lugar de mis predilecciones. Desde aquí derramo gracias. Quiero que sea éste un cobijo de amor.
21 San José: concédenos abundantes y santos sacerdotes. Ten ánimo para vencer las tentaciones. Cuenta conmigo siempre. Soy tu auxilio.
22 San José: te encomendamos el Seminario y las vocaciones. Rezad por el Papa escuchad su doctrina. Obedeced sus disposiciones.
23 San José: ayúdanos a vivir la Cuaresma con fidelidad a nuestra condición cristiana. La oración y la penitencia son los medios para salvar el mundo. Consagrad los corazones a mi propio Corazón.
24 San José: Enséñanos a amar a María como tú la amaste. No te desanimes nunca. Yo estoy aquí para darte confianza. Te ayudaré siempre.
25 San José: confiamos en ti, pues eres el Custodio de la Iglesia. ¿Quién mejor que Ella para comprender, para ayudar, para consolar, para fortalecer?

 

26 San José: enséñanos la austeridad en el vivir. Y la prudencia en el hablar. No te preocupes. ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre? Confía en mí.
27 Reza por el fruto de la Cuaresma. Ayúdame a llevar los pecadores a Jesús. Hoy es la fiesta de San Gabriel de la dolorosa. Recordemos su frase.”Como el imán atrae al hierro, así María atrae a los pecadores. Creo, Señora, en vuestra misericordia.
28 San José: ayúdanos a sufrir con  alegría y paz. Madre: consérvame un corazón de niño, puro y cristalino como una fuente.
29 San José: tú eres nuestro Abogado y Defensor. Ayúdanos. Dame un corazón sencillo, grande para entregarse y tierno en la compasión.

 

1 comentario

  1. Muy entrañable las oraciones a San José,y la Virgen de Fátima.

    San José:Enséñanos a amar a María como tú la amaste.

    Virgen de Fátima:¿Quien mejor que Ella para comprender,para ayudar, para consolar, para fortalecer?

    Gracias.

Escribir un comentario